• Cine y TV
  • Música
  • Ocio y Cultura
  • Decoración y Cocina
  • Moda y Belleza
  • Gente
  • Tecnología
  • Negocios
  • Deportes

Chimeneas decorativas: Una buena idea para tu casa

El fuego llameante de la chimenea ha sido siempre símbolo indiscutible de calidez y bienestar en el hogar. Sin embargo, factores como la economía y la infraestructura pueden suponer un inconveniente. Optando por una chimenea decorativa puede solucionarse este problema de forma rápida y barata.

Por Elena C. O.
Chimeneas decorativas: Una buena idea para tu casa

Definición y tipos

Este tipo de productos son elementos decorativos que simulan las chimeneas tradicionales.

Existen chimeneas únicamente decorativas o falsas, es decir, no cumplen la función de dar calor ya que no están preparadas para albergar fuego ni ningún otro mecanismo de calefacción.

Sin embargo, también pueden ser eléctricas, decoran igualmente con un fuego artificial que reproduce el de una chimenea real, y proporcionan calor.

Para tener este tipo de chimenea no es necesario ningún tipo de requisito especial. Existe en el mercado una amplia variedad de diseños, estilos y tamaños que permite encontrar el modelo perfecto para cualquier rincón de la casa.

Atendiendo al espacio que requieren para ser instaladas, ésta podría ser un clasificación práctica de tipos de chimeneas, tanto reales como decorativas:

Empotradas. Precisan un hueco en la pared donde ser introducidas.

Semiempotradas. Además de ser encajadas en el tabique, es necesario un espacio en el exterior, pues su estructura sobresale.

En suspensión. Han de ser colgadas del techo. En las chimeneas tradicionales, el conducto del que cuelgan está conectado al exterior y actúa como salida de humos.

Con patas / exterior. Podrían ser definidas como la clásica estufa. No requieren anclajes especiales, se colocan directamente en el suelo y pueden moverse.

Ventajas

Son muchas las ventajas que tiene una chimenea decorativa frente a una tradicional. Sus características más reseñables son:

Economía.

Por regla general, una chimenea decorativa es más barata que una tradicional.

No sólo por la posibilidad de realizarlas en materiales más económicos, al evitarse su contacto directo con el fuego, también implica un ahorro por su mantenimiento e instalación.

Instalación.

Es tan sencilla que puede realizarla uno mismo sin problema, pues no es necesaria salida de humos.

En el caso de las chimeneas falsas, es aún más fácil, ya que no es precisa ni conexión eléctrica. Son la solución perfecta para un apartamento.

Seguridad y ecología.

Al no necesitar la quema de material para proporcionar calor no se emiten gases.

En el caso de las eléctricas, el sistema está protegido dentro del aparato, por lo que no hay peligro de entrar en contacto con la fuente de calor.

Mantenimiento.

No precisan de un mantenimiento especial, ni siquiera las eléctricas. En comparación con las chimeneas convencionales, que han de ser limpiadas a fondo cada cierto tiempo, es un ahorro de tiempo y dinero.

Además, no suponen el incómodo inconveniente de preocuparse por la leña.

Espacio extra.

Los modelos más clásicos cuentan con una repisa más o menos amplia, que ofrece un espacio extra con posibilidades decorativas y prácticas.

  • Chimeneas decorativas: Una buena idea para tu casa
  • Pausa
  • Reproducir
  • 1 sobre 1