• Cine y TV
  • Música
  • Ocio y Cultura
  • Decoración y Cocina
  • Moda y Belleza
  • Gente
  • Tecnología
  • Negocios
  • Deportes

Maderas duras: definición y características

Desde la antigüedad, el hombre ha utilizado los recursos que brinda la naturaleza, para poder subsistir. La madera es uno de ellos, y desde entonces, la ha usado para generar fuego, hasta ahora para la fabricación de papel, muebles, pisos, elementos de decoración y construcción de viviendas. Dependiendo si se trata de maderas duras o blandas, la aplicación que tendrá.

Por Kitty Cieri
Maderas duras: definición y características

Obtención de la madera

¿Cuál es el origen de la madera?
Como es sabido, la madera es de origen vegetal, y es el principal elemento contenido en los troncos de los árboles. Las partes de un tronco son cuatro. Haciendo de cuenta que se efectúa un corte transversal, éstas son:

Corteza: es la primer capa exterior, encargada de proteger el árbol de los factores climáticos.

Líber: segunda capa, encargada de conducir la savia, a través de todo el árbol.

Albura: es la madera joven, que se irá fortificando con el paso del tiempo.

Duramen: prácticamente en el centro del tronco, y que es la propia madera.

¿Cómo se obtiene la madera?
Existe todo un tratamiento por el que pasa la madera, desde que se extrae del árbol, hasta que es utilizada en distintas aplicaciones.

Tala: es el corte y derribamiento del árbol

Eliminación de ramas y corteza: sólo se aprovecha el tronco.

Aserrado: se corta el tronco con distintos tipos de sierras, tratando de lograr el máximo aprovechamiento.

Secado: existen dos métodos: al aire libre y en cámaras, y ambos consisten en eliminar la humedad de los trozos de tronco, obteniendo madera seca.

Las aplicaciones de la madera son muchas, y dependiendo de éstas es el tratamiento que se le dará, por ejemplo, eliminación de insectos.

Especies de madera

Según la dureza de la madera, existen dos grandes clasificaciones:

Maderas blandas: provienen de árboles con período de crecimiento corto, no poseen tanta dureza y son más económicas; la desventaja es que no duran tanto, no tiene veteado, por lo que necesita pintura o barniz, y si bien son fáciles de trabajar, poseen muchas astillas.

Algunos ejemplares, como el cedro rojo, tiene repelentes naturales contra insectos y hongos, ventajas por las que su madera se usa para exteriores.

Maderas duras: al contrario de las anteriores, pertenecen a árboles de crecimiento lento, siendo más densas (es decir pesadas, cerradas) y resistentes a los agentes climáticos. Son mucho más caras que las blandas, porque escasean, debido a que tardan mucho tiempo en conseguir la madurez necesaria para ser cortadas.

Entre los tipos de esta madera se pueden mencionar: roble, ébano, nogal, lapacho, haya, teca, incienso, quebracho colorado, quebracho blanco.
Todas estas especies son aptas para ebanistería, fabricación de muebles de interior y exterior, embarcaciones, y hasta instrumentos musicales.

  • Maderas duras: definición y características
  • Maderas duras: definición y características
  • Maderas duras: definición y características
  • Maderas duras: definición y características
  • Maderas duras: definición y características
  • Pausa
  • Reproducir
  • 1 sobre 5