No se ha registrado? Crear un OverBlog!

Crear mi blog
martinguevara

martinguevara

Si fuese la mitad de lo temerario que creo ser, padecería estas jaquecas, sólo en un cincuenta por ciento.

Blogs

El blog de martinguevara

Mi déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, flashes sobre la actualidad y el sedimento de la memoria.
martinguevara martinguevara
Artículos : 557
Desde : 11/09/2011
Categoría : Literatura, Historietas y Poesía

Artículos para descubrir

Alamar, el coscorrón del pan

Alamar, el coscorrón del pan

Faltaba poco para fin de año y nos pasó a recoger un automóvil Volga para ir a conocer los dos nuevos departamentos que nos daría el ICAP. Atravesamos Centro Habana hacia La Habana Vieja, no era el lugar donde había que vivir, íbamos para el lado contrario al que sería considerado mejorar, todo lo que era del Habana Libre hacia la parte más
Elabuela

Elabuela

Se llamaba Elena, nació a inicios del siglo veinte, en una aldea de la provincia de Burgos que está en el medio del triángulo idílico formado por Lerma, Santo Domingo de Silos y Covarrubias. Su padre vendía carne o directamente los animales que criaba a esos tres pueblos llenos de historia y de casas blasonadas. Atravesaba las elevaciones que
Díaz Canel, heredero de lo peor

Díaz Canel, heredero de lo peor

Como por casualidad o por azar, la explosión social sin precedentes desde el primero de Enero de 1959 en Cuba, me tomó de sorpresa como a todos, pero no desprevenido, es como si hubiese sentido el rumor de una ola desde una lejanía inusual antes de la llegada del tsunami. Pero esto no obedece a poderes mágicos adivinatorios o a un sexto sentido
Quizás nos una más el espanto

Quizás nos una más el espanto

Desde que nací viví guerras, dictaduras, hambrunas, pero nunca como hoy una tragedia para todo el mundo por igual. Nunca se llegó a este nivel de globalización ni siquiera en la Segunda Guerra Mundial, donde se viese afectado el mundo entero, como un volcán, un terremoto, un tsunami universal Cada uno en su idioma hoy debate si es mejor usar m
La chivichana

La chivichana

Evelio nos enseñó a fumar en el segundo piso en los asientos frente al Salón de Embajadores.. El primer cigarrillo que me eché, uno de tabaco negro de la marca Populares, sin filtro, me dejó mareado y casi vomitando. A los demás le pasó igual. Al siguiente día insistí, y ya me dolía menos la cabeza y las arcadas eran menores. Y así no s
Morronga del largo adiós

Morronga del largo adiós

Pasaron meses en que seguíamos con nuestras vidas ordinarias mientras los equipos de trabajo de refacción del hotel iban subiendo pro cada planta, ocupando cada piso con taladradoras, martillos, baldes con cemento, levantando alfombras, golpeando paredes, empezando por el lobby que ya parecía una superficie extraterrestre, en la que en cierta ma
Tremenda agua

Tremenda agua

Cuando era chiquito era muy tímido, enfermizo, aunque un poco cabroncete también. Después me volví un poco loquito, no paraba de joder desde la mañana a la noche. Y cuando adolescente se me destapó la olla, fuera estudios, rock'n'nroll, vagancia, cochinada, niñas si alguna quería y drogas. Fue la etapa cuando más fuerte me drogué, pero co

La tía Eloa

Radio era casi sordo cuando le convenía, tenía la velocidad exacta y las ideas claras cuando salía de su casa en la tarde después de la hora en que todos almuerzan. Pero era un cabeza de zapato si por la razón que fuese tenía que poner un pie en la calle en horas de la mañana. Ese día salió dormido, aletargado, como embotado en sus pensami
Paisanos

Paisanos

Hay momentos importantes en la vida, no hay nada como poder percatarse a tiempo de que se está cerca de vivirlos o notar que se están atravesando. Mi segundo hijo está en estos días inmerso en una batalla de estudios que desde mañana y por dos días, definirán en las pruebas de acceso a la universidad, la carrera que podrá optar y en que Uni
Bolso de viaje

Bolso de viaje

Hace un año y cuatro meses que no me he movido de León. Ha sido una experiencia extraña. Desde que salí de la imposibilidad de viajar en Cuba, a mis veinte y pocos años, no he parado de preparar el bolso o la maleta cada pocos días. A veces por necesidad, otras por trabajo, y otras por ocio, aunque casi siempre con placer. Muy pocas veces fui