No se ha registrado? Crear un OverBlog!

Crear mi blog
MJ

MJ

Yo vendo migajas de tiempo. Yo compro la suma de restos de tus horas consumidas.

Blogs

M.J

Tengo un don. No es escribir, sino estar callada. A veces, escribo; entonces, hablo; ergo, pierdo mi don
MJ MJ
Artículos : 142
Desde : 22/07/2010
Categoría : Literatura, Historietas y Poesía

Artículos para descubrir

La bella Elena

Yo creo que la mar no aguantó la envidia y, mucho menos, la mirada de Elena que se mantuvo serena y orgullosa, fija en el infinito, durante toda la ceremonia. Con la honestidad de un animal fiero, la blanca y desafiante bravura se transformó, poco a poco, en mansa sumisión hasta rendirse a los pies desnudos de la muchacha. A medida que el viento
Lo que no mata, engorda

Lo que no mata, engorda

Lo que no mata, engorda por MJ -Y además nos hace daño –reniega para sus adentros la Sra. Agustina mientras saca de la nevera un pastel con más mantequilla que nata. Agustina se mueve pesada, enmarcado cada uno de sus pasos con el bisbiseo de unas zapatillas de andar por casa. La luz, que atraviesa los visillos de una pequeña ventana, parece

Un polvo para Milagros

Se muerde el labio inferior en un intento desesperado por atrapar las últimas sílabas de la palabra desbocada, emisario deshonesto que viaja sin pasar por el filtro de la reflexión previa. Entonces el caballo apenas domesticado de su interior despotrica, alocado. La angustia se le agolpa y las ideas amordazadas, fugas de su coctelera de rabia, p

Vidas paralelas

“Muerto pero mío”: el titular, escrito en grandes letras rojas, acompañaba la foto de portada de la tonadillera. Al leerlo, Carlota se sobresaltó; las manos enrojecidas arrugaron la revista; y una lágrima indiscreta se deslizó por el rostro. Emulando a la diva, irguió la cabeza orgullosa y se encasquetó las enormes gafas de sol. En el au

El enigma de La Gioconda

-Con nuestro mecánico de confianza. –Los labios bisbisearon al oído del maestro, como si en la soledad del estudio debieran ocultarse de alguien. Leonardo arrugó la frente y entornó los ojos en busca de un significado a las palabras. Acompañada por el crujir de la tela de su vestido, la dama retomó su postura solemne, cruzó con delicadeza

Cuando llega abril

Cada mes de abril, cuando por fin parece que el bálsamo del tiempo ha cicatrizado y asumo resignada mi rutina rutinaria, recibo una carta donde afirma haber dejado de quererme. Es una carta escueta, bien escrita, de letra pulcra, sin demasiadas florituras ni palabras desubicadas. Camuflada entre las demás como anónimo de un secuestro, a su arrib
El cazador de esencias

El cazador de esencias

Yo no sé de historia, pero sé lo que recuerdo y lo que recuerdo es esto: Yo en el s. XVI ya era hombre. Vivía –a veces en mi sueño la veo- en una austera cabaña sin espejos. Por eso, mi rostro en mi memoria siempre resulta algo difuso, marcado por los tenues pliegues de las aguas del lago, a cuyos pies se abrían los pasadizos secretos de mi
En blanco y negro

En blanco y negro

Sus labios perfilados se contraen para dejar escapar un silbido corto, rayano en lo imperceptible, mientras la noche respira con su extraño crepitar sobre el celuloide. Desde el otro lado de la puerta, Steve acude, por fin, a su llamada y ella, con la barbilla ya acomodada en la almohada de su hombro, deja escapar una media sonrisa de satisfecho t

Navidades del 2018: Paula

El verde tallo se va espigando al ritmo que se deshojan calendarios. Entre cabriolas, mientras, ensaya retos, aprende la tortura de las matemáticas y desvela el misterio de los Reyes Magos. En su Carta de este año quedaron renglones huérfanos; la dueña del cántaro de las risas solo quiere un abrigo. Paseamos por la calle, va delante, retrocede

Revanchas

A mi mujer no le gusta que le fastidie sus estrategias y cuando preguntó, toda ella retórica y puesta en jarras en medio del comedor, dónde habría guardado las cenizas de su ex-marido me tembló hasta la campanilla de la garganta. Suelo mantenerme al margen, pero a veces no puedo evitarlo; en pleno arranque de locura transitoria, me había emba