By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. They ensure the proper functioning of our services, analytics tools and display of relevant ads. Learn more about cookies and control them

No se ha registrado? Crear un OverBlog!

Crear mi blog

Lúmino

Blogs

Humor, amor y jamón.Tribulaciones de un loco sin atar.

Humor, amor y jamón.Tribulaciones de un loco sin atar.

Aquí encontrarás la expresión libre de un autodidacta, todavía en pañales. Bienvenido
Lúmino Lúmino
Artículos : 117
Desde : 03/10/2010

Artículos para descubrir

Resurrección

Resurrección

Acuarela de Juan Ernesto Gil Moyano Ándome meando, y me ando por estos lares, a esta hora en la que ya cerraron los bares, y orinándome estoy barajando los avatares. Y no encuentro esquina, rincón, o vacie, tampoco una conclusión que me congracie ni otra imperiosa misión que a mi me sacie. Porque cuanto antes he de vaciar la vejiga. Si pudiera
Amor de Luna (Poema infantil)

Amor de Luna (Poema infantil)

Con perlas de plata blanca, Catalina, tiene un traje. Si ha sido alegre ese día lo luce como homenaje. Otro de plumas de mirlo viste en los días de lágrimas. En esas noches se esconde, y no deja que Lorenzo, con luz dorada la ronde.
Si me ves, no me asustes

Si me ves, no me asustes

Imagen de google Di un paso más al final y olvidé de pronto el tacto. Perdí lo que tenía en los bolsillos, el hambre, la sed y a mí mismo. En la oficina de objetos perdidos no me reconozco; no estoy. Al principio era una sensación extraña, pero no tardé en adaptarme a caminar con los brazos colgando.
Limo

Limo

Cuando pasa el río y flamante es a mis ojos. Cuando cansado se aleja y nuevo será en otras ventanas. Las orillas no cesan en su trabajo de metas volantes. Pasaré ahora, nunca más; jamás otra vez, por aquí. Sólo el limo sabrá que fui.
Dadá, qué algo queda

Dadá, qué algo queda

Arbando sistesos, madrugué un día de acaso. Cenelaba la trampa y jemiban las ratas del penthouse. Fuera, rostreros de pita, trastuzan y amilgan rudas, pero nadie repara en el ágapla niteiro, ni en sus seventas altanudas. Ciega la cástida por el eco, Nelson Mandela, se cuelga en su celda. Ahora hiberna.
Primavera y yo

Primavera y yo

Imagen de la red Primavera y yo Mi tierra limita por el norte con el sur; por el oeste, con el lejano este. Mi pueblo está gobernado por un ser libre, pero suele perder casi todas las votaciones por mayoría (de edad). El pico más alto de mi patria se encuentra en una sima; desde él el horizonte es circular y tiene al cielo como lindes. Mi país
Soneto secreto

Soneto secreto

Me miento y no hago caso del secreto. Acude a mí apresándose en el sueño. Me dice que no ponga tanto empeño, que oculto aguarda en versos de soneto. Así escribo ajeno lo que callo. Qué nadie ha de saber si, loco o cuerdo, me encuentro dando vueltas al recuerdo, entonces fijo está, soy de él vasallo. La noche espanta rauda a la razón, arran
Numerando fue gerundio

Numerando fue gerundio

Fotografía propia. Uno tras de otro se fueron, no sé a dónde, lo momentos. Podría ser que a los sueños. ¡O qué sé yo! Cuenca del río que corrió, hechos que fueron, y de los desechos se deshicieron. Tuyo y mío, el amor. Tuyo y mío, el amor deshecho. Amor: escribir amor, cantar del amor, contar del amor, contar el amor.
En casa

En casa

Photo by Easton Oliver on Unsplash Hoy me quedo en casa. Este hogar es justo. Nunca me parece grande ni pequeño. Desde mi escritorio, luz de ocaso lento. El otoño es nuevo, se estrena sin prisa. Un reloj lejano despierta al sonido que acaba su siesta. Oigo algunas notas, no me dicen nada; después, siete veces, la campana tañe. Diecinueve son la
Bosco

Bosco

Colgando de la boca abierta de un sueño que duerme, soy un columpio en su baba. El brazo del mar antes nacido se encuentra dentro de la manga del menor de los mares con toda la baraja escondida, pero le es imposible distinguir al sonriente arlequín que sodomiza a los cuatro Reyes pues nadie dibuja sus espaldas. Una sirena, desnuda de cintura haci