By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. They ensure the proper functioning of our services, analytics tools and display of relevant ads. Learn more about cookies and control them

No se ha registrado? Crear un OverBlog!

Crear mi blog

atrapado-en-la-esquina-verde

atrapado-en-la-esquina-verde

Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.

Blogs

El blog de atrapado-en-la-esquina-verde

El blog de atrapado-en-la-esquina-verde

Allí donde los verdes son variados e intensos, los mares furiosos algunas veces y otras tan pacíficos que son como el cielo azul, allí donde la tierra tiene antojos, perversamente montañosa algunas veces, suave y generosa otras, escarpada y escabrosa cuando quiere, fértil siempre; donde el sol se esconde enamorando la mirada o encogiendo el corazón. Aquí estoy gustosamente atrapado y describo el reflejo de mis profundas intenciones... Desde Galicia, mi esquina verde.
atrapado-en-la-esquina-verde atrapado-en-la-esquina-verde
Artículos : 588
Desde : 15/09/2011
Categoría : Estilo de vida

Artículos para descubrir

La soledad es un lugar llamado lluvia

La soledad es un lugar llamado lluvia

El tenía la curiosa costumbre de respirar profundamente los días de lluvia, cerrar los ojos y saborear el olor de la lluvia, la brisa fresca y el rumor de las pequeñas gotas, haciendo música sobre la piel dura de las cosas… El asociaba la lluvia a la soledad; la soledad como espacio intangible, legítimo, justo y necesario. Y, también, con e
Muera el sol , viva el sol…

Muera el sol , viva el sol…

No tuvimos otra opción; se moría el día. Nos hicimos el boca a boca con poco éxito. Apenas salvamos el calor, que se quedó contigo y conmigo mientras la luz, vencida, dejó venir a la noche… En la noche, entre estrellas y suspiros, me confesaste que apenas te importó el día y que, si se murió, puede que fuera un poco culpa tuya… Te tran
Breve catálogo  de equipaje para decir te quiero.

Breve catálogo de equipaje para decir te quiero.

Ella encontró que él llevaba: Un diccionario de palabras para decir al oído. Un lápiz para escribir el final de los sueños, sobre la paz de las nubes. Una copa para dos. Una cuchara para dos. Una linterna para alumbrar el camino de regreso. Un juego de alas para volar bajo la lluvia. Un paraguas para las noches de luna llena. Un cuento para do
Irene y el punto final

Irene y el punto final

Yann Tiersen en Braga (2018) El muy estúpido que soy, se empeñó, intentó demostrar, que el amor se cura… Puede que mi gusto por las ciudades envejecidas, a fuerza de no buscarse otra identidad distinta, tuviera un poco la culpa de esa nostalgia y melancolía… nostalgia o melancolía, que llevaba siempre conmigo. Puede que lo verdaderamente
Huellas  sobre la arena

Huellas sobre la arena

Y diciendo, “en tus manos encomiendo mi espíritu”, se dejó caer, de un tirón, un baso largo de agua de fuego, sin hielo ni otra compañía, en la boca con la que una o dos horas antes, había intentado besar a la ´última mujer de su vida. Justo después comenzó el relato de una historia que me había prometido… Mientras hablaba, miraba
La edad que no quieres

La edad que no quieres

Una mañana despertó por fin… Aquella mañana tenía que encontrarse con el rostro del hombre que ocultaba… Los años no pasan sin más y la vida es algo que te hace reconocer que hubo un pasado y que el presente tiene su propia cara. Que ya no tienes que parecerte a lo que ya no eres. El hombre que miraba desde el espejo lo hacía con gesto c
Presente imperfecto

Presente imperfecto

Los poetas nacen y se hacen. Es por eso que, cuando no encuentran razones o motivos, la poesía se muere… Aquella ciudad, en la que había aprendido a vivir, tenía un poco de todo y las cosas de cada día tenían cierto aire de normalidad que, en realidad, no lo era tanto , pero que dejaba discurrir los días sin grandes o tortuosas peculiaridad
Urinario

Urinario

Me puse, en el interior de un frasco de aceitunas vacio, dos hermosos cubitos de hielo, algo tocados con olor a pescado, culpa del caos que reina en mi frigorífico; la mitad mas que menos de un wiskey de marca blanca y dudosa graduación y el resto de un sucedáneo de cocacola… El conjunto: un cubata proletario. Antes de encontrar papel y bolíg
Mirarte

Mirarte

¿Cuánto tiempo hace?... ¿Cuántos años, meses, días?... ¿Cuánto espacio?... Media, entre aquellos viejos tiempos, nuevos, siempre que uno quiere, lo que dura un segundo… o menos. El tiempo, corazón, en que la memoria los trae a mi. Aquellas tardes de paz y luz impertinente, que se colaba, en la cadencia de nuestras siestas… después, an
Oscuridades

Oscuridades

En el cuerpo a cuerpo casi siempre sale perdiendo la inocencia. No quisiste que hubiera luz, mientras liberabas tu piel de la falsa piel… Y para cuando fuiste solo tu, sin más, ya te tenía recorrida con el tacto y un millón de besos. Tenías el sabor de las mejores horas de mis días mejores y un poco a fresa y canela. En la oscuridad las pala