By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. They ensure the proper functioning of our services and display relevant ads. Learn more about cookies and act

No se ha registrado? Crear un OverBlog!

Crear mi blog

atrapado-en-la-esquina-verde

atrapado-en-la-esquina-verde

Invasor atrapado en el territorio sin límite de los sueños y lo políticamente incorecto... Eterno indignado y perverso militante de causas pervertidas.

Blogs

El blog de atrapado-en-la-esquina-verde

El blog de atrapado-en-la-esquina-verde

Allí donde los verdes son variados e intensos, los mares furiosos algunas veces y otras tan pacíficos que son como el cielo azul, allí donde la tierra tiene antojos, perversamente montañosa algunas veces, suave y generosa otras, escarpada y escabrosa cuando quiere, fértil siempre; donde el sol se esconde enamorando la mirada o encogiendo el corazón. Aquí estoy gustosamente atrapado y describo el reflejo de mis profundas intenciones... Desde Galicia, mi esquina verde.
atrapado-en-la-esquina-verde atrapado-en-la-esquina-verde
Artículos : 563
Desde : 15/09/2011
Categoría : Estilo de vida

Artículos para descubrir

Los secretos de su jardín

Los secretos de su jardín

Contra la luz De tanto intentarlo, de tanto rendirse, amaneció, un día cualquiera de otoño, en el lugar mas hermoso del que los sueños suyos eran capaces. Tomó prestado el tiempo que dedicaba a ser una más, anónima e invisible y se lo gastó en atrapar entre el ir y venir de su propia manera de respirar , los encantos de la relación con las
Besos besados

Besos besados

Dame un beso y dámelo todo… Porque un beso es la antítesis de cualquier cosa. Esta hecho, un beso, de ganas y algunos rumores de deseos y aquella pieza perdida en la adolescencia… Estar enamorado es no estar entre los otros vivos. Eugenio se paseaba torpe y sin prisa entre las estanterías de la librería a la que acudía desde que, una noche
NADA

NADA

Las ciudades olvidan. Lo hacen con facilidad. Las ciudades hacen del anonimato una presencia permanente, una constante, que curioso, con caras y miradas conocidas, pero sin nombre y otras cosas de dudosa importancia. Anónima la ciudad, anónimos los personajes, los habitantes de una historia, tal vez el relato resulte insustancial… tal vez. En c
Ella tenía

Ella tenía

Cuadro de la pintora María Almeida Ella… Tenía memoria de pez y cuerpo de sirena, algo de otoño, cuando era primavera y un poco de verano, cuando todo era invierno. Me llamaba poco, porque adoraba las palabras dichas a la mirada y escribía lo justo, para no olvidar, por ejemplo, que la lista de la compra solía dejarla en el bolsillo de la c
Florecer

Florecer

Flo-re-cer Ella simple y compleja al tiempo, con sus trece años sin más y sin menos, intentando encontrar un espacio donde aparcar su mirada tímida, se fijó en algún lugar del suelo. Es posible que no tuviera gran interés en intentar tolerar aquello que no importaba entender… alguna gente que se relacionaba en el patio del colegio no estaba
En crudo

En crudo

Aburrido de no ser otro distinto a quien no quería ser y roto de cansancio, intentando buscarse entre decenas de falsas vestimentas se dio a la fuga… en un buga despiezado entre primaveras y otoños de locura desenfrenada. Lo cierto es que un día concluyó que si tardas en encontrarte, el día que por fin te encuentras, no solo no te conoces si
Al final

Al final

Despedida Tardaba en llegar… No iba a llegar nunca. Uno no sabe, no puede saber hasta dónde llega la vida y cuando toca reconocer que somos frágiles y vulnerables… mortales en definitiva. Él tenía la curiosa costumbre de escribir una breve nota, quizá no tan breve algunas veces; una nota que luego colgaba en la puerta de la nevera. Lo hac
Pienso un poco y luego insisto.

Pienso un poco y luego insisto.

Yo pienso… que Las buenas costumbres suelen ser aburridas compañeras de viaje, pero estupendas compañeras de cama. La política, como disciplina deportiva, está bien, siempre que se practique fuera del gimnasio. Las ciudades tienen una enfermedad incurable que las hace pensar que están por encima de todo. La miseria tiene la extraña capacida
Amanda y la soledad inventada.

Amanda y la soledad inventada.

Amor roto De camino al infierno de una noche mas en soledad, me encontré con la mirada tuya perdida en las últimas líneas de un libro algo mas viejo que mis días… a juzgar por el aspecto de nuestras tapas. Justo cuando abandonabas una página viajada y te ibas de camino a otra, encontraste la mirada mía que quería la tuya atrapada, supongo,
Verbos

Verbos

Fotograma de Casablanca En el cuerpo a cuerpo de apetitos encendidos, de sábanas revueltas, de piel con calor y color de infierno sin desvíos, encontramos el principio donde moría la tarde y allí nos fuimos, sin treguas ni horas, sin minutos ni vencidos, sin batallas ni segundos… allí nos fuimos. Ella era un sueño hecho de realidades y yo s