By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. They ensure the proper functioning of our services and display relevant ads. Learn more about cookies and act

No se ha registrado? Crear un OverBlog!

Crear mi blog

cortijomanodelabrisa.over-blog.es

cortijomanodelabrisa.over-blog.es

este blog tiene como proposito compartir el gusto de la poesia y la del cultivo del olivo, el sabor de nuestra tierra y el de nuestra cultura arraigada en l' arena de la plaza de toros y la de las playas entre Vejer y San Lucar...

Blogs

El blog de cortijomanodelabrisa.over-blog.es

El blog de cortijomanodelabrisa.over-blog.es

El blog trata de juntar poesia, arte, toros, cocina y cultivo del olivo...oriundos todos de nuestra tierra andaluza o en relacion con su belleza
cortijomanodelabrisa.over-blog.es cortijomanodelabrisa.over-blog.es
Artículos : 7
Desde : 17/10/2010

Artículos para descubrir

Federico Garcia Lorca

Federico Garcia Lorca

ROMANCE SONÁMBULO A Gloria Giner y a Fernando de los Ríos Verde que te quiero verde. Verde viento. Verdes ramas. El barco sobre la mar y el caballo en la montaña. Con la sombra en la cintura ella sueña en su baranda, verde carne, pelo verde, con ojos de fría plata. Verde que te quiero verde. Bajo la luna gitana, las cosas le están mirando y e
Bienvenido al cortijo Mano de la Brisa

Bienvenido al cortijo Mano de la Brisa

Y con tus ramas la divina hoguera encienda en un hogar del campo mío, por donde tuerce perezoso un río que toda la campiña hace ribera antes que un pueblo, hacia la mar, navío.
Invitacion en La Mano de la Brisa

Invitacion en La Mano de la Brisa

La mano de la brisa acaricia la cara del espacio Pero también acaricia nuestras caras cuando al anochecer despierta el levante Cerros, olivares, caminos polvorosos perdidos en el crepúsculo, Horizontes de perros que ladran muy lejos del rio, El paisaje de la Mano de la Brisa, es este Aplastado por el sol del verano, Aquí hemos encontrado el puer
Olivo

Olivo

¿Qué es un olivo? ¿Qué es un olivo? Un olivo es un viejo, viejo, viejo y es un niño con una rama en la frente y colgado en la cintura un saquito todo lleno de aceitunas. Rafael Alberti
Sonreír Con La Alegre Tristeza Del Olivo

Sonreír Con La Alegre Tristeza Del Olivo

Miguel Hernández Sonreír con la alegre tristeza del olivo. Esperar. No cansarse de esperar la alegría. Sonriamos. Doremos la luz de cada día en esta alegre y triste vanidad del ser vivo. Me siento cada día más libre y más cautivo en toda esta sonrisa tan clara y tan sombría. Cruzan las tempestades sobre tu boca fría como sobre la mía que
Miguel Hernandez Andaluces de Jaen

Miguel Hernandez Andaluces de Jaen

Andaluces de Jaén, aceituneros altivos, decidme en el alma: ¿quién, quién levantó los olivos? No los levantó la nada, ni el dinero, ni el señor, sino la tierra callada, el trabajo y el sudor. Unidos al agua pura y a los planetas unidos, los tres dieron la hermosura de los troncos retorcidos. Levántate, olivo cano, dijeron al pie del viento.
Caballo andaluz

Caballo andaluz

Y solo avoz y mirada, basta para que mande, Caballo de plata y cobre, Jinete de marfil y cielo Sus pasos siguen el mando De una rodilla y una espu ela Y solo a voz y mirada, basta para que mande, Caballo gris y rojo, Traje campero azul y oro, Bajo la luna, sigue en vela, Y solo a voz y mirada, basta para que mande
Antonio Machado: apuntes

Antonio Machado: apuntes

Los olivos grises, los caminos blancos. El sol ha sorbido la calor del campo; y hasta tu recuerdo me lo va secando este alma de polvo de los días malos.
Los Olivos Antonio Machado

Los Olivos Antonio Machado

¡Viejos olivos sedientos bajo el claro sol del día, olivares polvorientos del campo de Andalucía! ¡El campo andaluz, peinado por el sol canicular, de loma en loma rayado de olivar y de olivar! Son las tierras soleadas, anchas lomas, lueñes sierras de olivares recamadas. Mil senderos. Con sus machos, abrumados de capachos, van gañanes y arrier
Pablo Picasso

Pablo Picasso

Se va la noche, negro toro -plena carne de luto, de espanto y de misterio -, que ha bramado terrible, inmensamente, al temor sudoroso de todos los caídos; y el día viene, niño fresco, pidiendo confianza, amor y risa - niño que, allá muy lejos, en los arcanos donde se encuentran los comienzos con los fines, ha jugado un momento, por no sé qué