No se ha registrado? Crear un OverBlog!

Crear mi blog
Olinka

Olinka

Amo a mi tierra y a mi gente, odio el pimiento. Disfruto mucho del silencio y la tranquilidad, me pone de muy mal humor el calor. Me gusta mucho mi trabajo, pero prefiero vegetar ja ja ja. No me enojo con mucha facilidad, pero... mejor ni intentar

Blogs

El blog de Olinka

Hablemos en confianza y de todo... no hay límites!
Olinka Olinka
Artículos : 105
Desde : 05/02/2009
Categoría : Estilo de vida

Artículos para descubrir

Trozos de mí

Me siento agobiada. Cuando inicié el proceso de recomponer mi pasado para componer mi presente sabía que sería duro, pero nunca imaginé cuanto. Hoy descubrí que existe un año y medio que está completamente borrado de mi disco duro. ¿Qué pasó en ese tiempo?... ni puta idea. El asunto es que necesito saberlo para encontrarme, para volver a
Pasado

Pasado

Recibí, como una curiosa invitación del destino, esta vieja imagen que dejé olvidada en un libro que después presté a un amabilísimo amigo que tuvo a bien escanearla y enviarla para sacudirme -quizá sin saber- las entrañas. No he dejado de ver la foto, y no he podido evitar recordar esas páginas de "La insoportable levedad del ser" en las

Lo inconfesable

No te voy a confesar lo inconfesable… no te voy a gritar que te amo hasta que se desgarre mi garganta… ¿para qué?. Intentemos ser felices, ¡anda!, vivamos la vida hasta agotar posibilidades. No te voy a confesar lo inconfesable… mejor dejemos que el tiempo y el destino hagan la oportunidad perfecta de un sueño que nunca acabe.

La importancia de una voz

-Sólo quería saber cómo suena tu voz después de tantos años- ¿Realmente espero que alguien comprenda lo que quise decirle con eso?... nadie entendería la importancia vital de conocer el sonido de su voz… nadie, excepto ella. Ahora seguimos lejos, la diferencia es que esta noche podré dormir con el corazón tranquilo… ya puedo cerrar los

El color de la paz

He estado pensando que la paz de ninguna forma debe ser blanca, si fuera así sería fría, aburrida, plana y poco cómoda... eso no se parece a la paz verdadera. Luego entonces, comencé a mezclar los colores e intensidades que desde mi percepción deben componer el color de la paz... el resultado, mi resultado fué un lila muy claro, un lila que

En el fondo de mi alma

Abrí los ojos tarde y feliz.... extraño, muy extraño... a pesar del tiempo, la distancia, las circunstancias, es decir, a pesar de los pesares, aún sueño contigo más noches de las que me atrevería a decir. Ya no tenemos 20... no los tendremos nunca más. No puedo ir corriendo a tu casa y en mitad de la madrugada llamarte para que me dejes en

El último vuelo a Canadá

Me duele, no estoy en condiciones de decir una mentira más, la verdad pura y dura es que me duele... Sé que estando de pié frente a mí te resulta inverosímil que esto me conmocione tanto...y yo no digo que sea malo, sólo digo que me duele. He respirado hondo y secado mis lágrimas con toda la hipocresía de la que fui capaz y... me duele. He
Soy mamá

Soy mamá

Ya ni sé cuándo fue la última vez que escribí... el tiempo ha transcurrido a una velocidad vertiginosa, tanto, que me encuentro incluso un poco mareada. Soy mamá, el 13 de julio a las 10 de la noche llegó al mundo el milagro que tanto pedí. Y desde entonces todo es diferente, ya no paso las noches enteras llorando de amor, ya no me adjudico

Letras muertas

Esta es la primera vez que escribo una carta que desde su nacimiento está condenada a muerte... ¡pobrecilla!, pudo pasar de una palabra o dos a una multitud de hojas agobiadas por cientos de palabras... sin embargo, nació condenada a muerte. No me imagino cuánta bellas, increíbles e ingeniosas declaraciones de amor pude haber escrito aquí, a

No es que sea santa

No es que yo sea una santa, quiero decir, alguna vez besé a un vecino mientras mi novio en turno estudiaba para un exámen (por cierto, ¿porqué no me enredé con ese vecino?, quiero decir, era un tipo guapo, inteligente, trabajador... y patán, claro, !si es que ya me acordé!, era el típico patán que se precia de ser caballero... bah!, el asu