By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. They ensure the proper functioning of our services and display relevant ads. Learn more about cookies and act

No se ha registrado? Crear un OverBlog!

Crear mi blog

Fausto Lipomedes

Blogs

Las Razones del Diablo

Las Razones del Diablo

Cosas que nos pasan todos los días. Cosas que creemos no son historia, pero lo son.
Fausto Lipomedes Fausto Lipomedes
Artículos : 553
Desde : 16/02/2009
Categoría : Estilo de vida

Artículos para descubrir

Fuera de los créditos

Fuera de los créditos

Ultimo día del mes de enero, y ya es febrero, y ya avanzamos hacia los putos carnavales, y los días se comienzan a alargar, y mi mundo vegetal va abriendo los ojos y echa las primera ojeadas al mundo, simplemente para verificar que es el mismo del ciclo anterior. No dejan de fascinarme estas películas de serie B, o quizás de serie C, y ¿por qu
Viento

Viento

Nenes, se marchó enero. Cuando digo nenes, no sé a quién me refiero. No dispongo de un colectivo a quien transmitir ideas ni tampoco reflexiones, me las quedo para mí y con ellas voy construyendo una visión. Mi querida Dana, tu palo aun está recostado entre las ramas del almendro en el invierno, dónde le dejamos hace ya unas semanas. Sin emb
Gilipolleces

Gilipolleces

Estaba escribiendo algo serio, algo relativo a mi trabajo, pero en lo más profundo de mi cerebro, resulta , que razono, que me importa un bledo. No hay nada peor que tratar de creer en lo que no crees o en lo que has dejado de creer. Tu racionalidad trata de desterrar esta última idea objetiva, pero el estómago y, a veces, hasta el corazón, se
Tuercas

Tuercas

Se marcha febrero, igual que lo hizo enero. Dentro de poco se marchará el invierno, y pasado mañana andaremos sofocados sin saber como eludir el calor. Pasa rápido el tiempo, se sucede un día detrás de otro, se suman las rutinas, los mismos reflejos, los olores similares, los mezquinos y sus mezquindades. Nada me ha pasado durante este mes. S
Caminos duros

Caminos duros

Me he levantado hoy con ganas de coger la bicicleta y salir a hacer unos kilómetros. Pero hacía demasiado frío. Me he imaginado sobre ella, con los pies y las manos heladas, el sudor interno que puede tornarse frío en cualquier momento y el esfuerzo ahogado subiendo las rampas. Rápidamente he desechado la idea y he optado por una larga caminat
¿Qué seré yo cuando ya no sea quien soy?

¿Qué seré yo cuando ya no sea quien soy?

¿Por qué todas las niñas que hacen gimnasia van adquiriendo el mismo aspecto? ¿Será porque les peinan con el pelo muy tirante? Hoy he visto una cría con un aro, de esos gimnásticos, de los que salen en los Juegos Olímpicos, de los que tiran al aire y recogen con suavidad y destreza, y he pensado eso, en el parecido de todas esas crías. Su
Faltan los niños

Faltan los niños

El trabajo me atenaza, pero no me puedo dejar subyugar por él. Ayer he estado en una misa de funeral. Este tipo de acto es el único que, ahora, me lleva hasta una iglesia, al menos en los últimos años. Antes también lograban llevarme bodas y algún que otro bautizo. Pero la edad va definiendo los actos, y a la mía ya sólo tocan muertes. Supo
Reflexionad, payasos

Reflexionad, payasos

Hoy me he dado un estupendo paseo por la mañana. He cogido mi camino blanco y rectilíneo, pero he decidido hacer la vuelta por en medio de los campos de labranza, a buen ritmo. Mi dispositivo dice que ha sido un paseo enérgico, una media de diez minutos cada kilómetro. Para mi está bien, hacía tiempo que no conseguía esa marca. Me invitan a
La venta ya está hecha

La venta ya está hecha

Hoy, mi trabajo me ha llevado a una feria gastronómica. Me imagino que habréis estado en alguna de estas ferias sectoriales, una especie de mercado persa lleno de vendedores que se quieren vender cosas entre ellos. He llegado con un compañero del trabajo y como nos tenían que proporcionar unos pases, hemos tenido que esperar en la puerta un rat
Final del día

Final del día

Hay una mujer y un hombre sentados en una mesa de una cafetería. Están uno frente al otro. La mujer es de edad indefinida, no puedo decidir si anda por la mitad de la cuarentena o aún no ha llegado a ella. Incluso le solicito a quien me acompaña, que me de su opinión sobre los años de la susodicha. Opta por la mitad de la treintena. La vuelvo