By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. They ensure the proper functioning of our services and display relevant ads. Learn more about cookies and act

No se ha registrado? Crear un OverBlog!

Crear mi blog

Fausto Lipomedes

Blogs

Las Razones del Diablo

Las Razones del Diablo

Cosas que nos pasan todos los días. Cosas que creemos no son historia, pero lo son.
Fausto Lipomedes Fausto Lipomedes
Artículos : 566
Desde : 16/02/2009
Categoría : Estilo de vida

Artículos para descubrir

Un mundo sin problemas

Un mundo sin problemas

¿Qué te pasa? Veo en tu rostro malestar. No, nada, responde.Sí, algo te ocurre, es lo que veo en la expresión de tu cara. Sí, me encuentro mal, tengo la sensación de que voy detrás de todo. ¿Detrás de todo? Y como no vamos a ir detrás de todo, suficiente con estar dentro de ese todo. El todo, vacuo y superfluo. El todo, loco, cimentado co
Meses y días

Meses y días

Hace diez años que mi carnet de identidad no refleja la fecha de mi nacimiento. De hecho, llevo diez años siendo dos meses más joven de lo que soy. Me di cuenta de ello un tiempo después de que me dieran aquel documento, cuando fui a expedir otro. Obviamente la fecha de nacimiento del segundo de ellos, que tomaba como fuente mi carnet de identi
Simplemente comer

Simplemente comer

Comer, se ha ido convirtiendo para mí uno de los actos más íntimos de mi existencia. Comer es el tiempo del alimento, el tiempo, casi sagrado, de nutrir al cuerpo, y por tanto, a la lógica del alma. Comer, para mi, requiere humildad, comer es un momento de reflexión, es el momento de tratar de comprender nuestro maravilloso organismo, su bioqu
De camino al páramo

De camino al páramo

Viene mi hijo con su novia, con su nueva novia. Se llama Ludovica, es de Milán. Le pregunto a Ludovica porque se llama Ludovica y me cuenta que su padre es un fanático de Ludwig Ban Beethoven. Me parece una buena razón y pienso que, desde luego, ha de ser uno fanático, sí. Comemos juntos y lo que realmente me preocupa es que mi hijo al hablarl
Resoplo, y resoplo

Resoplo, y resoplo

Esta semana ya sé todo lo que me va a ocurrir. Tengo la semana repleta y me esperan acá y allá. Será, ya ha empezado a serlo, una semana de llegar a todas partes, hacer el paripé y largarme a otro sitio, donde habré de hacer otro paripé y así sucesivamente. Esta semana se mezcla lo profesional con lo personal. Mi hijo se gradúa, y no sé d
Gracias por esas dos horas

Gracias por esas dos horas

Me retiro ya, agotado. largo día de trabajo, intrincado, con sus vueltas y revueltas y sus revoluciones. pero antes de irme, no puedo dejar de hacer un pequeño homenaje a un desconocido. Me lo presentó una amiga común. No recuerdo si sus gafas eran de pasta o no. Apenas si compartí con él un par de horas, Recuerdo sus ojos negros, y vivos, y
Glutamato

Glutamato

Entramos a tomar un vinito antes dela reunión. Son las 11.30 y el estómago cruje, por ello, pide un montado de salchichas. Llega el pequeño bocado y dos trozos de pan dejan escapar una carne sintética pálida. —Deben de tener un montón de glutamato, pero que ricas están—, dice, y yo pienso en la mili, cuando decían que en el campamento e
Arrobo

Arrobo

Como paralizan las miradas con arrobo, tan profundas , tan serenas. Ojos que hablan. Casi puedes ver en sus iris las palabras y las frases que conforman, y los pensamientos en su abstracto, después su transformación en la idea, y más tarde, en el hecho. Que miedo dan las miradas con arrobo, como cargan de responsabilidad esos ojos. como marcan e
Cíclico

Cíclico

Existe la asociación popular de los anticiclones a lo bueno y las borrascas a lo malo. Pero bueno, ya veremos dentro de unos años, y no dentro de muchos, cuando la sequía haya desertizado aún más terreno, cuando el agua sea un bien escaso y todos pasemos sed, si esta necedad popular no gira ciento ochenta grados, y entonces los bobos que asoci
El hombre del que no me acuerdo

El hombre del que no me acuerdo

He comido con un hombre de quien no me acordaba. Las circunstancias del trabajo me han hecho rescatar nuestra interacción que, por lo que me enteré durante el almuerzo, había existido. De pronto, me encontré delante de un hombre del que no me acordaba. Escarbé en el pasado, como si lo hiciera en una tumba antigua, buscando a aquel antepasado d