By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. They ensure the proper functioning of our services and display relevant ads. Learn more about cookies and act

No se ha registrado? Crear un OverBlog!

Crear mi blog

Fausto Lipomedes

Blogs

Las Razones del Diablo

Las Razones del Diablo

lipomedes.com
Fausto Lipomedes Fausto Lipomedes
Artículos : 588
Desde : 16/02/2009
Categoría : Estilo de vida

Artículos para descubrir

Volar sobre las nubes

Volar sobre las nubes

Veinticuatro horas de desconcierto. De vuelta al trabajo. Plataforma nueva, pensar, organizar, cliente nuevo, nuevas contrataciones, otros de los que dudo, otros que se van. ¿Y cómo se piensa y decide sobre lo intangible? Y yo que sigo pensando en los años. Me siento al lado de treinteañeros y los envidio, no por su físico, sino por su psique.
Viaje a la noción

Viaje a la noción

Aquí ando, en Casablanca. Bueno, ahora no, ahora a 10.000 metros de altura, sobre El Aaiún, en un avión de la Royal Air Maroc que, por cierto, da muchos botes. Voy a una ciudad lejana llamada Dakhla. No ahora tampoco ando por aquí, ahora en otro avión de esta misma compañía volviendo desde esa lejana ciudad hacia Casablanca de nuevo. Y ya at
Añoranza

Añoranza

Ignoro la razón por la que cada vez que voy a una ciudad que no es la mía, me gusta pasear solitariamente por sus calle. Sí, sé que es una apetencia de mucha gente, pero lo cierto es que cuando lo hago, no suelo toparme con gente solitaria que, como yo, pasee, observe y se detenga mirando edificios. Claro que se ve a gente sola, pero hay algo e
Atardecer en el Serengeti

Atardecer en el Serengeti

Mayo, el mes de las flores. Y yo, no sé porque, lo asocio con braguitas de encaje de niñas que huelen a pis. Mayo, el mes de los primeros calores que te pillan a contrapíe. Mayo el mes de los primeros insectos. Ayer un ejercito de hormigas cruzaba mi terraza transportando a un pobre escarabajo, panza arriba, hacia su guarida. Las primeras moscas
Ahora

Ahora

Nada especial para contar. Sólo esos pequeños momentos de intimidad de nido. Voy en el coche, con el limpiaparabrisas en funcionamiento. Las gotas se estrellan contra el cristal en una mañana gris de un día que ha sido todo él gris y cruza la carretera una cigüeña, tan rectilínea, tan elegant e y estilizada, una especie de misil de belleza
La pera limonera

La pera limonera

Anoche me morí comiendo una pera. Debió de ser la ansiedad porque tenía hambre. Me apetecía comer fruta, un alimento fresco y saludable. Así que me puse un plato con varias piezas. Me fui con el plato al salón, me senté en el sillón y puse la fruta en la mesa baja, frente a mi. Debió de ser por la postura, mi glotonería y ansía, pero de
Y otra de muertos

Y otra de muertos

Hoy toca otra de muertos. Es la edad, si tuviera la edad de treinta años estaría relatando bodas y bautizos. Otra opción sería recordar alguno de estos alegres eventos y rememorarlos pero, sinceramente, no me ponen tanto, aunque hoy he tenido una animada conversación sobre porque la gente no cristiana apuesta por el espectáculo de las bodas p
Estación de autobuses

Estación de autobuses

Un negocio occidental, ideado, financiado y creado por nórdicos occidentales, los que viven en la parte norte del globo, atendido por rechonchas sudamericanas, bajitas, oscuras, culonas, que no paran de hablar entre ellas sobre sus vidas, sus hijos, sus pendejos y sus chulos, sin siquiera mirar al cliente, que soy yo, que me dirijo a ella con educ
Cara de Pan

Cara de Pan

Esta mañana he oído a alguien, que sólo conozco a través de un fotografía, hablando en la radio. A través de esa fotografía, lo primero que me viene como pensamiento es “cara de pan”. Cuando califico a alguien como “cara de pan”, pienso en un pan candeal. Esos panes redondos, dorados por fuera y de prieta miga blanca. Un pan que, de