By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. They ensure the proper functioning of our services and display relevant ads. Learn more about cookies and act

No se ha registrado? Crear un OverBlog!

Crear mi blog

carlosmanrique.over-blog.es

carlosmanrique.over-blog.es

Estoy dispuesto a contestar las preguntas qué queráis hacerme llegar. No me parece oportuno colgar ningún dato mío porque no hay nada especial que merezca ser reseñado.

Blogs

carlosmanrique.over-blog.es

carlosmanrique.over-blog.es

Blog de Poesía y Literatura
carlosmanrique.over-blog.es carlosmanrique.over-blog.es
Artículos : 82
Desde : 06/12/2010

Artículos para descubrir

136/Los lamentos del koto

136/Los lamentos del koto

Estás a tiempo de inventar -otra vez- el mundo. Nunca es demasiado tarde para volver a ponerse en pie y caminar. Solo necesitas un poco de amor para intentar cambiar lo que no te gusta de la vida. -La injusticia, la maldad, el egoísmo-. Estás tan cerca de la verdad que, de pronto, es como si hubieses muerto. O mejor, como si hubieses regresado,
14/Anotaciones/La ortografía de los aspirantes a bombero

14/Anotaciones/La ortografía de los aspirantes a bombero

Fue a principios de la semana, cuando la edición local de ABC en Burgos dio la noticia -¿alarmante?- sobre el elevado número de suspensos –ortográficos- en una de las primeras pruebas eliminatorias para bomberos (en torno al sesenta por ciento). De inmediato, la noticia saltó a las redes sociales y a los medios de comunicación de masas. Los
128/Lluvia que no llega a caer

128/Lluvia que no llega a caer

Te prometí que la vida no iba a cambiarme, y aquí estoy siendo otro con un puñado de flores que sostengo entre las manos. Estoy mirando la lluvia que no llega a caer, la noche que florece con estruendo, dudando si no debo cerrar las ventanas, pertrecharme en el calor de la noche de junio, anticipar mi respuesta a meses de silencio. Prometí que
127/Una escalera

127/Una escalera

Dame una escalera que quiero subir al cielo. No me disuadas de que lo intente. No me da miedo la altura, mucho menos el riesgo de vivir soñando. Préstame una escalera que necesito, como Ícaro, acercarme al sol y respirar la libertad que siempre sonríe a los valientes. No me preocupa desafiar las leyes físicas, que me tomen por loco. La escaler
126/La imperfección del hombre

126/La imperfección del hombre

Si vives pero no vives, es un crimen. Una derrota sin paliativos. Miras por la ventana, apenas nada más. Te basta para alcanzar la cima de una nube, el territorio de la felicidad. Abonas la memoria con la luz de la mañana de abril, recién florecida en el membrillo. Las hojas del cerezo aún no están blancas pero conservan el aleteo de los estor
137/Mi vida es esto

137/Mi vida es esto

Un paisaje. Cierto silencio. Un libro. Mi vida es esto. Una funda de guitarra donde escondo la noche. Los días de lluvia añoro los besos del sol en la ventana. Para quedarme a solas con la exactitud de los recuerdos, me quito mis ropas sucias, desvaídas y cansadas, las dejo en el viento que perfuma los rosales de la noche quieta, y yo me oculto,
125/La maleza del viento

125/La maleza del viento

Nunca volverás a ser feliz, me recordaba entonces, cuando parecía que el tiempo había quedado varado, a merced de ninguna ola. No volverás a conquistar la felicidad, te quedarás en medio de este silencio, conquistando islas donde solo crece la maleza del viento. Apenas pudiste entender que la vida se cifraba en enigmas de belleza, en mutacione
133/Duele el odio

133/Duele el odio

Ten en cuenta, amor mío, que el dolor es efímero. A mi casa, me dices, la abraza el sol siempre que puede. La vida no duele porque sí, te explico. El placer consiste en volver la mirada a la oscuridad que emana de la caricia. Duelen los ahogados del Mediterráneo, prosigues, el hambre, la miseria, el egoísmo, la fuerza de los débiles. El grani
135/El arrepentimiento

135/El arrepentimiento

No sé si el arrepentimiento nos exime de culpa, si nos convierte en otros ajenos a nosotros mismos. No sé por qué cuesta tanto aceptar al diferente, al que habla otra lengua, al que le reza a algún dios que nunca se interesa por los destinos del hombre. Yo no sé para qué sirven las palabras. No sé dónde se encuentra el bálsamo que aminora
134/Los niños en la playa

134/Los niños en la playa

He visto tantas veces jugar a los niños en la playa. Tantas como olas que se nutren de viento y luna. Los niños se zambullen en las aguas superficiales, sacuden la monotonía de un tiempo que se repite. Amar es dejar de amar. Con los brazos abiertos compito por alcanzar el horizonte con mis manos. Con los brazos abiertos, desanudada el alma, roto