By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. They ensure the proper functioning of our services and display relevant ads. Learn more about cookies and act

No se ha registrado? Crear un OverBlog!

Crear mi blog

carlosmanrique.over-blog.es

carlosmanrique.over-blog.es

Estoy dispuesto a contestar las preguntas qué queráis hacerme llegar. No me parece oportuno colgar ningún dato mío porque no hay nada especial que merezca ser reseñado.

Blogs

carlosmanrique.over-blog.es

carlosmanrique.over-blog.es

Blog de Poesía y Literatura
carlosmanrique.over-blog.es carlosmanrique.over-blog.es
Artículos : 79
Desde : 06/12/2010

Artículos para descubrir

13/Anotaciones/Le temps des aveux (=El tiempo de las confesiones)

13/Anotaciones/Le temps des aveux (=El tiempo de las confesiones)

La semana ha sido terriblemente complicada por un exceso de extravagante cotidianidad. Falta de tiempo pero también falta de argumentos. Para estar aquí. Para comunicar con todos vosotros, a los que hace tanto tiempo que no veo, con los que no converso. En la era de las redes sociales, echo en falta, más que nunca, la verdadera comunicación. Ci
133/Duele el odio

133/Duele el odio

Ten en cuenta, amor mío, que el dolor es efímero. A mi casa, me dices, la abraza el sol siempre que puede. La vida no duele porque sí, te explico. El placer consiste en volver la mirada a la oscuridad que emana de la caricia. Duelen los ahogados del Mediterráneo, prosigues, el hambre, la miseria, el egoísmo, la fuerza de los débiles. El grani
11/Anotaciones/Mañana

11/Anotaciones/Mañana

Es tan fácil distorsionar las rutinas, incumplir los horarios, acotar el tiempo de la felicidad... Pero no me hago mala sangre. Es algo que he ido aprendiendo con los años: será la serenidad que permite el hacerse viejo. Comprendo los enfados de César pero no veo que tenga sentido enfadarse con la vida. Si acaso con los demás. A mí me enervan
14/Anotaciones/La ortografía de los aspirantes a bombero

14/Anotaciones/La ortografía de los aspirantes a bombero

Fue a principios de la semana, cuando la edición local de ABC en Burgos dio la noticia -¿alarmante?- sobre el elevado número de suspensos –ortográficos- en una de las primeras pruebas eliminatorias para bomberos (en torno al sesenta por ciento). De inmediato, la noticia saltó a las redes sociales y a los medios de comunicación de masas. Los
125/La maleza del viento

125/La maleza del viento

Nunca volverás a ser feliz, me recordaba entonces, cuando parecía que el tiempo había quedado varado, a merced de ninguna ola. No volverás a conquistar la felicidad, te quedarás en medio de este silencio, conquistando islas donde solo crece la maleza del viento. Apenas pudiste entender que la vida se cifraba en enigmas de belleza, en mutacione
136/Los lamentos del koto

136/Los lamentos del koto

Estás a tiempo de inventar -otra vez- el mundo. Nunca es demasiado tarde para volver a ponerse en pie y caminar. Solo necesitas un poco de amor para intentar cambiar lo que no te gusta de la vida. -La injusticia, la maldad, el egoísmo-. Estás tan cerca de la verdad que, de pronto, es como si hubieses muerto. O mejor, como si hubieses regresado,
135/El arrepentimiento

135/El arrepentimiento

No sé si el arrepentimiento nos exime de culpa, si nos convierte en otros ajenos a nosotros mismos. No sé por qué cuesta tanto aceptar al diferente, al que habla otra lengua, al que le reza a algún dios que nunca se interesa por los destinos del hombre. Yo no sé para qué sirven las palabras. No sé dónde se encuentra el bálsamo que aminora
12/Anotaciones/Encarna

12/Anotaciones/Encarna

La noche del martes recibí un whatsapp de Gabi. En él me informaba de la muerte de Encarna. No sabía si seguíamos teniendo relación pero creyó conveniente informarme. Se lo agradecí. Llevábamos más de treinta años sin vernos. Fue una amiga decisiva en los años difíciles –en esos años en que se vivía en la oscuridad de la clandestini
126/La imperfección del hombre

126/La imperfección del hombre

Si vives pero no vives, es un crimen. Una derrota sin paliativos. Miras por la ventana, apenas nada más. Te basta para alcanzar la cima de una nube, el territorio de la felicidad. Abonas la memoria con la luz de la mañana de abril, recién florecida en el membrillo. Las hojas del cerezo aún no están blancas pero conservan el aleteo de los estor
134/Los niños en la playa

134/Los niños en la playa

He visto tantas veces jugar a los niños en la playa. Tantas como olas que se nutren de viento y luna. Los niños se zambullen en las aguas superficiales, sacuden la monotonía de un tiempo que se repite. Amar es dejar de amar. Con los brazos abiertos compito por alcanzar el horizonte con mis manos. Con los brazos abiertos, desanudada el alma, roto