No se ha registrado? Crear un OverBlog!

Crear mi blog
Gaby González

Gaby González

Blogs

expres-arte.over-blog.com

Me dejaron MANEJAR una situación y terminé provocando un ACCIDENTE, cual si hubiera venido borracha, tuiteando, fumando y poniendo la playlist. "Por ejemplo, si yo te escribo desde las 6 y tú me contestas a las 10, yo voy a estar encabronada desde las 3". Si el Principito fuera mujer :) Vine aquí porque tengo la necesidad de monologar mis existencialismos, de todo y nada. No soy una profesional, pero tengo siempre la inquietud de expresarme y escribir es mi válvula de escape. Welcome to my life.
Gaby González Gaby González
Artículos : 16
Desde : 01/12/2017
Categoría : Literatura, Historietas y Poesía

Artículos para descubrir

Eleva tus alas a otro cielo.

Eleva tus alas a otro cielo.

Querido maestro, fallecer es un verbo muy violento, hoy tú simplemente extiendes tus alas hacia otro cielo Te podemos escribir desde el dolor, o desde la fortuna de haber coincidido en tu camino, así que elegimos lo segundo, elegimos verte con amor en tu último adiós,elegimos rendirle homenaje a tus triunfos, elegimos aplaudir la familia unida
Valentía - Fragmento

Valentía - Fragmento

Sí, es cierto que llegó esa edad en donde te caen mal los lácteos, sales de casa con amigas que cargan el pepto, el clona y la aspirina, sales un viernes y te quieres guardar un mes, le das la razón a tu mamá, compras fibra y quinoa en el súper, te noquea la nostalgia y te llevas fatal con el "señora" constante del don de la frutería. Pero
Un mapa de colores sobre tus lunares...

Un mapa de colores sobre tus lunares...

Sé que nunca pude darte los buenos días sin que huyeras, ni tampoco prepararte el café por la mañana, no pude acomodarte la corbata al despedirte,menos aún, preparar contigo las maletas o pedirte disculparas mis demoras, mientras te dejaba un letrero de amor en la bañera... Nunca pude volar contigo, para ver un nuevo amanecer, recorrer Madrid
El arte de fingir estar "bien"

El arte de fingir estar "bien"

De guerras que libera y jaulas que se niega a reconocer. El miedo al rechazo. La incertidumbre del futuro. El transtorno de ansiedad. El temor a la soledad. Los recuerdos que aprisionan. Las dudas. Los cuestionamientos internos. Las derrotas. Las cosas que la rebazan, aquello que enfrenta y para lo cual no se siente facultada. El temor al fracaso,
La elegida.

La elegida.

La maleta de mis sueños: esa que compré hace un año y por fin después de 365 días la he vuelto a desempacar. Cuando la abrí vinieron a mí miles de recuerdos, de miedos e inseguridades por ir a un país desconocido, con un idioma diferente, con la incertidumbre de no saber qué hacer. Un viaje amado, deseado, pues íba a reunirme con el amor
Volveré...

Volveré...

Cuando uno empieza como princesa el viaje y lo termina como reina de la feria de los chicahuales, pero con una sonrisa inigualable; uno vive, disfruta, recorres, besas en otro idioma sus palabras que acarician tus oídos, te has dado cuenta que te has llevado lejos, que te enorgullece la convivencia lograda con las personas que quieres. Es bien sab
No éramos ni mejor ni peor, solo éramos distintos.

No éramos ni mejor ni peor, solo éramos distintos.

No éramos ni mejor, ni peor, solo éramos distintos. Él era amante fiel del calor, yo le pertenecía entera al frío. Él adoraba el silencio, yo era de naturaleza ruidosa. Él disfrutaba el día, yo solo sabía recorrer a ciegas la noche. A él lo entristecía la lluvia, yo amaba mojarme y fundirme en ella. Él disfrutaba manejar en carretera, y
Piso 34

Piso 34

Dadas las condiciones culturales se supone que en este piso ya tendría que tener marido, al menos dos hijos y un crédito del Fovissste, para cubrir la cuota de sana interacción social. Pero como sana y normal nunca he sido, desde mi sietemesino nacimiento, por el momento me dedico a la manutención de mis gustos personalizados, el crédito libre
Click...

Click...

Julio era un mes incierto en muchos sentidos, había desconcierto en los sucesos, intentaba remontar la pérdida de un sueño anhelado, fracturas financieras, desgaste emocional, un humor cambiante que alteraba el orden precario del subconsciente, un exterior demandante y dominante que terminaba dejándome a ratos exhausta del ánimo y, así, un ta
Lo que ganamos en el camino.

Lo que ganamos en el camino.

La vida y sus pasos acelerados, lo irrefrenable de la inmediatez, el caos del ruido de los coches, las compras, las prisas, las luces de los árboles navideños y su protagonismo en declive, los encuentros y desencuentros, el frío incesante, el crujir de los planes que no se cumplen, el vaivén de los sueños que se alcanzan y en medio del holocau