By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. They ensure the proper functioning of our services, analytics tools and display of relevant ads. Learn more about cookies and control them

No se ha registrado? Crear un OverBlog!

Crear mi blog

Domingo Fernández Tovar

Domingo Fernández Tovar

"Mezcla, revoltijo, embarullamiento, mezcolanza, embrollo, cóctel, revoltillo, amasijo, desorden, frangollo, ensalada... de cosas inconexas." Cuaderno de bitácora de Domingo Fernández Tovar.

Blogs

Batiburrillo

Batiburrillo

Mezcla, revoltijo, embarullamiento, mezcolanza, embrollo, cóctel, revoltillo, amasijo, desorden, frangollo, ensalada... de cosas inconexas.
Domingo Fernández Tovar Domingo Fernández Tovar
Artículos : 2058
Desde : 05/04/2013
Categoría : Estilo de vida

Artículos para descubrir

Dieciocho de agosto

Dieciocho de agosto

Por bien que se hable, cuando se habla demasiado, se acaba siempre diciendo tonterías. (Alejandro Dumas)
Diecisiete de agosto

Diecisiete de agosto

El exceso de conocimiento, como la sed de riquezas, aumenta cuanto más se tiene. (Lawrence Sterne)
Diecinueve de agosto

Diecinueve de agosto

El que conoce el arte de vivir consigo mismo ignora el aburrimiento. (Erasmo de Róterdam)
Catorce de agosto

Catorce de agosto

El pesimismo conduce a la debilidad; el optimismo al poder. (William James)
Quince de agosto

Quince de agosto

Si no puedes avanzar una pulgada, retrocede un pie. (Lao-Tsé)
Once de agosto

Once de agosto

Puede uno amar sin ser feliz; puedo uno ser feliz sin amar; pero amar y ser feliz es algo prodigioso. (Honoré de Balzac)
Doce de agosto

Doce de agosto

Nada es más despreciable que el respeto basado en el miedo. (Albert Camus)
Dieciséis de agosto

Dieciséis de agosto

Poca gente es capaz de prever hacia donde les lleva el camino, hasta que llegan a su fin. (J.R.R. Tolkien)
Trece de agosto

Trece de agosto

Los que sueñan de día conocen muchas cosas que ignoran los que solamente sueñan de noche. (Edgar Allan Poe)
Veinte de agosto

Veinte de agosto

Es mejor ser odiado por lo que eres, que ser amado por lo que no eres. (André Gide)